domingo, 5 de diciembre de 2010

PORTUGAL: EL CIELO AZUL QUE NOS COBIJA


Leyendo el precioso libro de viajes y estancias Desde París (crónicas y ensayos 1893-1897) (Acantilado, 2010) del insigne Eça de Queirós encuentro este fragmento que deseo compartir con el visitante y lector de Los Viajes de Genovés. Se trata de unas pocas líneas que sirven de perfecto complemento a la crónica viajera aquí recogida de mi recorrido por Lisboa —y Portugal— en el año 1996.

«Hace años, hace muchos años, cuando todos nosotros éramos jóvenes y la política se mantenía aún tan romántica como la literatura, un estadista portugués, Fontes Pereira de Melo, aquel al que concisa y popularmente llamábamos El Fontes, decía en un discurso oficial, comparando Portugal con las demás naciones de Europa, estas consoladoras palabras: “Es cierto que nuestra patria no posee, como otras, riqueza comercial, numerosas vías férreas, incontables fábricas, astilleros, equipamiento industrial, los factores imprescindibles del progreso. Pero tiene sobre ellas una superioridad que le garantiza una vida más fácil y más libre, que es este luminoso y magnífico cielo azul que nos cobija.” […]
¡Cuanta razón tenía nuestro Fontes! No hay mayor bien para una nación que un clima suave y luminoso. Riqueza, fuerza, grandes industrias, minas de oro, un comercio rebosante… Para la felicidad de un pueblo nada vale tanto como un hermoso sol y un aire aterciopelado. Todo se simplifica en una región templada y clemente. El contento de un cuerpo en medio de la luz y del calor contrapesa, calma, hace casi desaparecer el descontento público.»

Hace casi desaparecer de nuestra alma el… invierno del descontento…, me atrevería a añadir, por mi parte, sin pretender con ello rectificar, corregir o enmendar la plana al maestro Queirós. Dicho sea, entonces, mi particular comentario o añadido con el permiso del escritor portugués, y, claro, del padre de la criatura, el inglés, y universal, William Shakespeare:
«Now is the winter of our discontent,
made glorious summer by this sun of York»
W. Shakespeare, Richard III (1594).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada